miércoles, 26 de junio de 2013

EDWARD SNOWDEN SU BIOGRAFIA Y SU DESICION DE OPONERSE A UNA POTENCIA.





11 Jun 2013
Actualidad
Cualquier ordenador puede ser intervenido por los espías estadounidenses
EE.UU. puede espiar cualquier computadora
Edward Snowden concedió una entrevista al diario inglés The Guardian luego de revelar uno de los programas de espionaje más sofisticados de Estados Unidos. El joven norteamericano cuenta que su país ha levantado una enorme estructura que le permite conocer cualquier tipo de comunicación humana originada en Internet.
Tomado de The Guardian
El joven Edward Snowden concedió una entrevista al diario The Guardian, desde Hong Kong, en China.
Por estos días Edward Snowden es la portada de los diarios más importantes del mundo. Este experto en informática reveló al mundo el programa de espionaje realizado por el Gobierno estadounidense a las comunicaciones virtuales de todo el mundo.
Filtró la documentación respectiva y ayer el diario inglés The Guardian publicó una entrevista exclusiva con este empleado de una contratista de la NSA (Agencia de Seguridad Nacional, por sus siglas en inglés). A continuación reproducimos ese diálogo.
¿Por qué decidió denunciar las actuaciones de la NSA?
La NSA ha levantado una infraestructura que le permite interceptar prácticamente todo y capturar la inmensa mayoría de las comunicaciones humanas de manera automática y sin seleccionar los objetivos. Si, por ejemplo, yo quiero ver sus correos electrónicos o el teléfono de su mujer, lo único que necesito es usar métodos de interceptación, que me permiten obtener correos, contraseñas, historiales de teléfono, datos de tarjetas de crédito. No quiero vivir en una sociedad que hace ese tipo de cosas... No quiero vivir en un mundo en el que se graba todo lo que digo y lo que hago. Es algo que no estoy dispuesto a defender ni con lo que quiera vivir.
¿Pero no es necesaria la vigilancia para disminuir las probabilidades de atentados terroristas como el de Boston?
Tenemos que decidir por qué el terrorismo es una amenaza nueva. Siempre ha existido terrorismo. Lo de Boston fue un acto criminal. Y lo que lo resolvió no fueron las técnicas de vigilancia sino la labor policial de toda la vida. La policía hace muy bien su trabajo.
¿Se considera otro Bradley Manning?
Manning fue el ejemplo clásico de alguien que denuncia una situación inspirado por la protección del bien público.
¿Cree que ha cometido usted un delito?
Hemos visto suficientes delitos cometidos por el Gobierno. Es una hipocresía que ahora me acusen de ello. Han restringido la esfera pública de influencia.
¿Qué cree que le va a pasar?
Nada bueno.
¿Por qué ha escogido Hong Kong?
Me parece trágico que un estadounidense tenga que irse a vivir a un lugar que tiene fama de conceder menos libertades. No obstante, se supone que Hong Kong tiene más libertad, a pesar de pertenecer a la República Popular China. Posee una sólida tradición de libertad de expresión.
¿Qué revelan los documentos filtrados?
Que la NSA miente de forma sistemática ante las preguntas del Congreso sobre el alcance de los programas de vigilancia en Estados Unidos. Creo que cuando el senador Ron Wyden y el senador Mark Udall preguntaron qué dimensión tenía esa vigilancia, la agencia alegó que no tenía las herramientas necesarias para poder dar una respuesta. Claro que tenemos las herramientas, y tengo mapas que muestran en qué lugares se ha vigilado más a la gente. Interceptamos más comunicaciones digitales en Estados Unidos que en Rusia.
¿Y qué dice de las protestas del Gobierno de Obama sobre la piratería informática dirigida desde China?
Nosotros pirateamos todo en todas partes. Nos gusta diferenciarnos de los demás. Pero estamos en casi todos los países del mundo. En países con los que no estamos en guerra.  
¿Es posible rodearse de medidas de seguridad para protegerse contra la vigilancia del Estado?
No tienen ni idea de lo que es posible. Es espantoso hasta dónde llega su capacidad de actuar. Podemos intervenir ordenadores y, en cuanto uno entra en la red, identificar desde qué ordenador ingresa. Una persona nunca está a salvo, por más que se proteja. La NSA miente de forma sistemática ante las preguntas del Congreso sobre el alcance de los programas de vigilancia.  
¿Su familia sabía lo que tenía planeado?
No. Mi familia no sabe lo que está pasando... Mi mayor miedo es que tomen represalias contra mi familia, mis amigos, mi pareja. Cualquiera con el que tenga una relación. Es algo que me atormentará el resto de mi vida. No podré comunicarme con ellos. Porque [las autoridades] actuarán con contundencia contra cualquiera que me conozca. Saber eso no me deja dormir.
¿Cuándo decidió filtrar los documentos?
Uno ve cosas inquietantes. Cuando va viendo todo, se da cuenta de que algunas de esas cosas son excesivas. Y poco a poco se asienta la conciencia de que estamos haciendo mal. No hubo una mañana en la que me despertara [y decidiera que ya estaba bien]. Fue un proceso natural. En 2008 mucha gente votó por Obama. Yo, no. Yo voté a un tercer partido. Pero me creí las promesas de Obama. Iba a revelarlo todo [pero esperé por su elección]. Está claro que ha continuado las políticas de su predecesor.
¿Qué le parece que Obama denunciara las filtraciones el viernes, al mismo tiempo que ensalzaba un nuevo debate sobre el equilibrio entre seguridad y transparencia?
Mi reacción inmediata fue que incluso a él le estaba resultando difícil defenderlo. Estaba tratando de defender lo indefendible, y él lo sabía.
¿Y la reacción general ante las revelaciones?
 Me ha sorprendido y satisfecho ver que los ciudadanos reaccionaban con tanta energía en defensa de los derechos que están reprimiéndose con la excusa de la seguridad. Sin llegar a ser Occupy Wall Street, se está formando un movimiento de base que pretende salir a las calles el 4 de julio para defender la Cuarta Enmienda a la Constitución de EE.UU. [que prohíbe los registros sin orden judicial]. Se llama Restablezcamos la Cuarta Enmienda, y se ha originado en Reddit. La respuesta en Internet ha sido tremenda y muy animosa.
El analista de política exterior Steve Clemons, que trabaja en Washington, ha dicho que en el aeropuerto de Dulles de la capital había oído a cuatro hombres que hablaban de una reunión de inteligencia a la que acababan de asistir. A propósito de las filtraciones, uno de ellos dijo, según Clemons, que habría que hacer “desaparecer” tanto al periodista como al que había revelado los documentos. ¿Qué siente al saberlo?
Alguien que estaba comentando la noticia dijo que “los espías de verdad no hablan así”. Pues bien, yo soy un espía, y les aseguro que hablan así. Cada vez que teníamos en la oficina un debate sobre cómo combatir el crimen, nunca se limitaban a proponer los procedimientos legales, sino que proponían acciones decisivas. Dicen que a una de esas personas más vale echarla del avión a patadas que darle ocasión de defenderse en un juicio. Abunda la mentalidad autoritaria.
¿Tiene algún plan?
Lo único que puedo hacer es esperar y confiar en que el Gobierno de Hong Kong no me extradite... Mi idea es solicitar asilo en un país con valores como los míos. Él que más encaja es Islandia, donde se pusieron del lado de la gente al defender la libertad en Internet. No tengo ni idea de qué futuro me aguarda. Quizá emitan una orden de detención a través de Interpol. Pero no creo haber cometido ningún delito fuera del territorio de Estados Unidos. Creo que se verá de forma inequívoca que es una cuestión política.
¿Cree que acabará en prisión?
No habría podido hacer esto sin estar dispuesto a aceptar el riesgo de ir a la cárcel. No es posible enfrentarse a los servicios de inteligencia más poderosos del mundo y no ser consciente de ese peligro. Si quieren capturarme, con el tiempo, lo conseguirán.
¿Qué siente ahora, casi una semana después de la primera filtración?
Creo que la indignación que se ha expresado está justificada. Me permite tener esperanza en que, me ocurra lo que me ocurra, el resultado será positivo para Estados Unidos. No creo que vaya a poder volver jamás a mi país, aunque me gustaría.
UN GENIO SIN ESTUDIOS UNIVERSITARIOS
Edward Snowden, el joven de 29 años sin estudios universitarios que logró trabajar para la CIA gracias a su enorme talento para la programación, ha desatado una tormenta en EE.UU. al filtrar que el Gobierno vigila las comunicaciones digitales y telefónicas de millones de usuarios.
Según el diario Político, Snowden es un firme defensor de esos principios, hasta el punto de decorar su computador con el lema: “Apoyo los derechos digitales: Fundación Frontera Electrónica”. Partidario del antiintervencionismo del Estado, hizo donaciones a la campaña del precandidato a la presidencia por el Partido Republicano Ron Paul, conocido por su posición antibélica y su condición de libertario.
Snowden se alistó en las Fuerzas Armadas estadounidenses en 2003, pero abandonó la instrucción apenas 5 meses después tras partirse las piernas en un ejercicio de entrenamiento. Un tiempo más tarde comenzó a trabajar como guardia de seguridad en la Agencia Nacional de Seguridad (NSA, en inglés), de la que luego filtraría sus prácticas dudosas.
Según apuntan varios medios estadounidenses, en los últimos tiempos el joven estaba  en Hawái trabajando para la empresa Booz Allen Hamilton, una compañía contratista de la NSA, y llevaba una vida cómoda junto a su novia gracias a su salario de 200.000 dólares anuales. Fue allí donde tuvo acceso al último paquete de documentos que más tarde daría a conocer. Efe.

Conoscamos un poco mas de cerca a Edwar Snouden.



Edward Snowden Biografía




Edward Joseph Snowden (Elizabeth City, Carolina del Norte 21 de junio de 1983) es un consultor tecnológico estadounidense, informante y antiguo empleado de la Agencia Central de Inteligencia (CIA) que trabajó como consultor para la Agencia de Seguridad Nacional (NSA). En junio de 2013, Snowden hizo públicos, a través de los periódicos The Guardian y The Washington Post, documentos clasificados como alto secreto sobre varios programas de la NSA, incluyendo el programa de vigilancia PRISM.
Actualmente, se cree que Snowden ha huido de Hong Kong, una región administrativa especial bajo la soberanía de China, hacia Rusia; Snowden ha expresado su esperanza de que Islandia le conceda asilo. El Departamento de Justicia de EEUU ha clasificado la participación de Snowden en el programa de vigilancia PRISM como un “asunto criminal”, por lo que no está clara la suerte que correrá.

Infancia y carrera

Snowden nació en Elizabeth City, Carolina del Norte. Su padre, un residente de Pensilvania, fue un oficial de la Guardia Costera de Estados Unidos; y su madre, residente de Baltimore, es una empleada del Tribunal Federal de Distrito para el Distrito de Maryland. Tiene una hermana mayor que es abogada.
En 1999, se mudó con su familia a Ellicott City, Maryland, donde estudió computación en el Anne Arundel Community College de Maryland con el fin de conseguir los créditos necesario para obtener el diploma de bachillerato. Posteriormente obtuvo la certificación GED.
El 7 de mayo de 2004, Snowden se alistó en el Ejército de los Estados Unidos con la esperanza de llegar a incorporarse a las Fuerzas Especiales . Fue licenciado tras romperse ambas piernas en un accidente durante un entrenamiento el 28 de septiembre de ese año. Pasó a trabajar como guardia de seguridad para unas instalaciones secretas de la NSA en la Universidad de Maryland. Posteriormente empezó a trabajar en la CIA como experto en seguridad informática.
En 2007, la CIA lo destinó a Ginebra, Suiza, como agente con protección diplomática. Allí era responsable de administrar la seguridad de la red informática. Tras abandonar la CIA en 2009, pasó a trabajar para una consultora privada dentro de unas instalaciones de la NSA en una base militar estadounidense en Japón.
Cuando abandonó Estados Unidos en mayo de 2013, había estado trabajando para el contratista de defensa Booz Allen Hamilton durante menos de tres meses como administrador de sistemas, dentro de la NSA, en Hawaii. Describe una vida “muy cómoda”, viviendo con su novia y percibiendo un salario de “unos 200 000 dólares”.

Visión personal

The Guardian describe a Snowden como alguien muy apasionado con el tema de la privacidad; su ordenador portátil está adornado con pegatinas de organizaciones que apoyan la libertad en internet, como la Electronic Frontier Foundation (EFF) y el proyecto Tor. Snowden dejó una pequeña huella digital. En unas veinticuatro horas revelándose a sí mismo, de acuerdo con el periódico, la huella incluyó los «mínimos detalles sobre su familia» y no dejó nuevas fotografías, actualizaciones de Facebook o Twitter «si es que tenía una cuenta», y ninguna entrevista con asociados de la escuela secundaria.
Después de haber trabajado en una base militar de Estados Unidos en Japón, Snowden presuntamente tenía un profundo interés en la cultura popular japonesa, y estudió el idioma japonés. Snowden tiene un conocimiento básico de chino mandarín, estaba profundamente interesado en las artes marciales, y afirmó que su religión es el budismo. Snowden había estado antes en Hong Kong de vacaciones con su novia.
En las elecciones presidenciales de 2008, Snowden votó por un tercer partido. Dijo que «creía en las promesas de Obama», pero que «[Obama] continuó con las políticas de su predecesor». Los registros de donaciones políticas indican que contribuyó a la campaña de las primarias de Ron Paul.

Filtración de PRISM

Un documento secreto filtrado por Edward Snowden a The Guardian, cuya fecha de desclasificación original sería el 12 de abril de 2038. Se trata de una orden del Tribunal de Vigilancia de Inteligencia Extranjera de los Estados Unidos, requiriendo que Verizon Communications entregare datos telefónicos al FBI.

Revelaciones sobre PRISM en los medios

En mayo de 2013, se le concedió a Snowden una excedencia temporal de su trabajo como consultor de la NSA en Hawaii, con el pretexto de recibir tratamiento para su epilepsia.7 El 20 de mayo, voló a Hong Kong y empezó a vivir en una habitación de hotel , desde la que filtró documentos y concedió su entrevista a The Guardian. Según su agente inmobiliario, Snowden y su novia dejaron su casa de Waipahu, Oahu, Hawaii, el 1 de mayo, sin dejar nada.

El Washington Post informó de que el motivo de las filtraciones era destapar el “estado de vigilancia” existente en Estados Unidos.2 Para justificar la filtración, Snowden comentó que no puede “en conciencia, permitir al gobierno de EEUU destruir la privacidad, la libertad en internet y las libertades básicas de la gente de todo el mundo con esta gigantesca máquina de vigilancia que están construyendo en secreto”.
No quiero vivir en una sociedad que hace este tipo de cosas… No quiero vivir en un mundo donde se registra todo lo que hago y digo. Es algo que no estoy dispuesto a apoyar o admitir.
Edward Snowden, hablando con The Guardian, en junio de 2013
Los diarios The Guardian y The Washington Post hicieron pública la identidad de Snowden a petición suya, días después de la filtración. Explicó así su razonamiento para renunciar al anonimato: “No tengo intención de esconder quién soy porque sé que no he hecho nada malo”.

No hice nada malo. Soy un convencido de que deben ser los ciudadanos los que decidan sobre el poder que le otorgan al Estado y no un burócrata de turno.
Edward Snowden, en un video grabado en la habitación de hotel de Hong Kong en la que se refugió en un primer momento.

Búsqueda de asilo político

Snowden ha afirmado tener una “predisposición a buscar asilo en un país que comparta sus valores”, y que su opción ideal sería Islandia.6 7 El mismo día en que se reveló la identidad de Snowden, la Iniciativa islandesa para medios de comunicación modernos, una organización islandesa en defensa de la libertad de expresión, emitió un comunicado ofreciéndole asesoramiento legal para obtener el asilo. Sin embargo, Kristin Arnadottir, la embajadora de Islandia en China, ha recalcado que no se le puede conceder el asilo a Snowden porque las leyes islandesas exigen que dichas solicitudes se hagan desde dentro del propio país.

El 10 de junio, la CNN informó que Snowden “se está quedando sin dinero”. Ewen MacAskill le aseguró a la CNN que “va a llegar al límite de su tarjeta de crédito muy pronto” por los gastos de vivir en un hotel en Hong Kong. El personal del hotel The Mira afirmó que Snowden había hecho check-out ese mismo día. Regina Ip, una figura política de Hong Kong, le aconsejó a Snowden abandonar el territorio o enfrentarse a la extradición a Estados Unidos.

Reacciones

La Agencia de Seguridad Nacional de Estados Unidos ha solicitado al Departamento de Justicia de los Estados Unidos una investigación criminal sobre las acciones de Snowden. James R. Clapper, Director de Inteligencia Nacional, ha afirmado que sus “temerarias revelaciones” han producido “considerables impresiones erróneas” en los medios. Antes de conocerse el nombre de Snowden, el presidente del Comité Selecto de Inteligencia de EEUU, Mike Rogers, dijo de los informantes que “por supuesto creo que deben ser enjuiciados”.

El empleador de Snowden, Booz Allen Hamilton, emitió un comunicado tildando sus actos de “grave violación del código de conducta y de los valores fundamentales de nuestra empresa”. El comunicado pone énfasis en la poca duración de sus relaciones con Snowden, afirmando que había estado trabajando en Hawaii menos de tres meses. Fue durante su empleo en Booz que viajó hacia Hong Kong para revelar al mundo sus descubrimientos.
Peter King, antiguo presidente del Subcomité de Seguridad Nacional de EEUU, pidió que se extraditara a Snowden desde Hong Kong, que tiene un tratado de extradición con EEUU, si bien con excepción de las ofensas políticas.
Amy Davidson escribió en The New Yorker que Snowden “es la razón por la que, durante la última semana, ha existido en nuestro país una conversación sobre la privacidad y los límites de la vigilancia doméstica. Ya era hora de ello; una esperaría que hubiera surgido a partir de un autoexamen por parte de la administración de Obama o por una verdadera supervisión del Congreso”. Prosiguió diciendo que “también hemos sabido que James Clapper, Director de Inteligencia Nacional, mintió descaradamente al Senado cuando dijo que la NSA no registraba «a sabiendas» ningún tipo de dato sobre millones de estadounidenses. Y nos han recordado lo decepcionante que puede ser el presidente Obama. Eran cosas que el público se merecía saber.”
Poco después de que Snowden revelara su identidad, se publicó una petición en la página web de la Casa Blanca pidiendo un “indulto completo, libre y absoluto por cualquier crimen que haya cometido Snowden o pueda haber cometido en relación con la filtración de los programas secretos de vigilancia de la NSA”.
Daniel Ellsberg, el informante de los Papeles del Pentágono secretos de 1971, declaró en una entrevista con la CNN que pensaba que Snowden había desempeñado un servicio “incalculable” a su país y que sus filtraciones podrían servir para que Estados Unidos no se convierta en un estado de vigilancia. Dijo que Snowden había actuado con el mismo tipo de coraje y patriotismo que un soldado en batalla. La mañana siguiente, en una paǵina de opinión, Ellsberg añadió que “no ha habido en toda la historia de Estados Unidos una filtración más importante que la publicación del material de la NSA por parte de Snowden; y eso incluye los Papeles del Pentágono, de los que fui responsable hace 40 años”.
La revista alemana Der Spiegel examinó los actos de Snowden en un artículo titulado “Die Neuen Weltverbesserer”, que se traduce por “Los nuevos mejoradores del mundo”.
Julian Assange alabó a Snowden, llamándole un “héroe” que ha destapado “uno de los sucesos más graves de la década: la progresiva formulación de un estado de vigilancia masiva”.
  

El Departamento de Estado ha solicitado a Hong Kong la extradición de Edward Snowden, el exanalista subcontratado por la Agencia de Seguridad Nacional que filtró a la prensa los programas de vigilancia masivos del Gobierno de Estados Unidos. La reclamación incrementa la presión sobre las autoridades de la región autónoma china, tras la petición de detención que se dio a conocer este viernes.
El Consejo de Seguridad Nacional ha emitido un comunicado este sábado en el que ha confirmado que se ha puesto en contacto con las autoridades de Hong Kong para pedir la extradición de Snowden. El asesor de seguridad de la Casa Blanca, Tom Donilon, ha recodado durante una entrevista en la televisión pública estadounidense que “Hong Kong históricamente ha sido un aliado de EE UU en asuntos legales” y que la Administración “espera que cumpla con el tratado en esta ocasión”. “Hemos presentado un buen caso de extradición”, ha señalado Donilon.
La solicitud de EE UU abre un proceso que podría prolongarse durante años, una posibilidad que la Administración estadounidense está tratando de evitar. Un alto cargo del Gobierno ha advertido a Hong Kong de que si no actúa pronto “complicará nuestra relación bilateral y pondrá en entredicho su compromiso con el Estado de Derecho”, de acuerdo con declaraciones recogidas por la Agencia Associated Press. La región autónoma, de momento, no ha reaccionado todavía a la petición de detención que se conoció este viernes pero que está datada el 14 de junio.
EE UU y Hong Kong tienen un tratado de extradición que admite la posibilidad de excepciones, entre ellas la de delito político, en la que podría enmarcarse la acusación de espionaje que el Gobierno estadounidense ha presentado contra Snowden. Incluso en el caso de que Hong Kong accediera a extraditar al analista, el Gobierno de Pekín también podría oponerse a la deportación, alegando que ésta perjudica sus intereses públicos, en virtud de las potestades que China tiene sobre Hong Kong.
Según algunas informaciones, Snowden ya ha contactado con abogados expertos en derechos humanos para enfrentarse a un difícil proceso que, en una entrevista con The Guardian el 9 de junio, reconocía tener asumido. Si las autoridades de Hong Kong deciden detener al extécnico, éste podría recurrir el arresto, pero durante este proceso se agotaría su visado de turista de 90 días con el que llegó al territorio procedente de Hawai, lo que daría otro motivo a las autoridades para mantenerlo en prisión. Otra de las posibilidades de defensa que se baraja es que solicite el asilo, pero los profesionales legales consulados por los medios de comunicación estadounidenses han subrayado que varias peticiones de este tipo de protección presentadas hace 10 años todavía no se han estudiado por las autoridades de Hong Kong.
La publicación de los programas de vigilancia del Gobierno de Estados Unidos ha puesto en una situación muy incómoda al presidente Barack Obama cuestionado por continuar unas prácticas muy cuestionadas durante la anterior Administración. Desde que se filtraron por la prensa, el presidente se ha visto obligado a defender su eficacia y legitimidad en varias ocasiones. Una prolongación del caso de extradición de Snowden complicaría más la situación de su Administración.

  

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

COMENTA AQUI